Etiquetas

Los caracteres variados se ven, con claridad inusual, en la disposición que cada cual mantiene ante los viajes. Puede que por ser ocasión en que la atención se abre a percepciones no sólo diferentes, mas imprevisibles en sí o en el detalle –aunque fueran presentidas. Entonces y ante la inminencia de lo insólito, la aptitud de conocer, de abrir el pensamiento –de disponerse a una novedad, se moviliza. Y lo hace según, como he dicho, caracteres. Entre ellos, y por estimar su actitud con mucho sugerente, hablo de PC –viajera diletante y recibiendo en una oquedad de su carácter cualquier experiencia que le adviene. Ante el viaje, una búsqueda de nada –de la novedad sin rostro e inconcreta, que habita indefectible en las distancias. Como quien busca, no conocer tan sólo ni ante todo, mas otear desde dentro a las gentes y lugares del camino –sin llegar a tocarlas, confundirse ni mezclarse. JLM, sin embargo, viajero en absoluto y filósofo en sentido no común de la palabra –nada hay allá que acá no sea lo mismo. Y, mirando en los adentros, una sentencia que recibió de un maestro y que respeta: lo local es lo universal –siempre que se lo despoje de la anécdota.

©

Anuncios