Etiquetas

Leo a José Luis Villacañas, sobre el tema catalán que hoy es el tema español por partida duplicada. No sabría yo decir –pero advierto en esas líneas la memoria de un potencial de convencía que fue, que se vivió en momentos ya pasados, que hoy habría que recobrar en tanto que todavía es posible. Sus palabras –una puesta en valor de la transición española, sin mistificación y sin mitos añadidos. Siempre leo a José Luis con tal respeto. También cuando habla de la presencia del Estado en Cataluña: no basta con decir que el Estado tiene que hacerse más presente. La cuestión es qué tipo de presencia y qué tipo de Estado. Si la presencia es la del ministro del interior, entonces todo irá a peor. La presencia de qué tipo de Estado –el arco de bóveda de la organización territorial en el tránsito a la democracia en nuestra España. Cuando los más la concibieron como punto de llegada –como punto de partida el nacionalismo taimado en ocasiones innúmeras. Sólo que hoy, el recobrar un potencial de convivencia habrá de contar con esa experiencia adquirida por decenios –si, otra vez, se hallará todo más allá de lo querido: en punto de llegada para muchos, para otros nuevamente y para siempre de partida.

©

Anuncios