Etiquetas

Por supuesto, y es sabido, el aparato interno de los Blogs recuenta las vistas y visitas recibidas –no es lo mismo, como también se conoce. No obstante, nunca he querido publicar ese ranking de mi Blog consigo mismo. Por parecerme, tal vez, que esa exhibición cuantitativa resta algo de calor y de respeto –dicho sea sin enjuiciar a los colegas que obran de modo diferente. Cierto que, en papel, los bestsellers acostumbran a lucir una faja en tono rojo alrededor de la portada –anunciando el número de ediciones, cuando no de ejemplares que vendieron. Pero el libro mantiene una relación más objetiva con los pocos, abundantes o multitudinarios lectores. El autor, dígase lo que se diga, permanece siempre lejos –en la cercanía, el volumen que el lector acaricia con la palma de la mano. El autor del Blog… tal vez desaparece tras su escritura como he dicho en ocasiones –pero hay una posible presencia dialogante, y que al menos por el mismo intermedio pudiera responder o presentarse. De aquí, nuevamente tal vez y así lo creo, que no se haya oído hablar todavía de bestsellers de los Blogs, ni de autores millonarios en la especie.

©

Anuncios