Etiquetas

Los pueblos de Murcia, de la huerta, conocen el arte popular del trovo. Esas pugnas dialécticas alternando los troveros estrofas punzantes, improvisadas, llenas de tino y de certera agudeza. Cantadas a palo seco, y con sonsonete fácil –y, cuando difíciles (las décimas, por ejemplo), entonces recitadas si es preciso –y tal no importa. Llevadas a veces al lugar de la protesta pública y la pintada ingeniosa –una vez, y levantando el alcalde las baldosas de las calles en estado perfecto y conservadas, sustituyéndolas por encementado nuevo y nueva enlosadura, y con tasas al vecino por la obra, se escribió en un tapial del centro –próximo al consistorio:

Losetas que son pesetas,

y cuantos más bordillos

más dinero a los bolsillos.

©

 

 

Anuncios