Etiquetas

Según determinada filosofía del lenguaje, uno de los principios pragmáticos de la comunicación reside en la presuposición de una buena fe por parte del hablante. Buena fe en el acto comunicativo –no tanto en la verdad de cuanto dice, cuanto en su voluntad de expresar cosas que no sean manifiestamente falsas o mendaces. De no pretender falsedad, a lo sumo y voluntario, en las cosas que refiere. De aquí que, quien adrede miente, a sabiendas socava la comunicación –ese milagro entre hombres. Sin contar con el perjuicio material, o de otra índole, que su mentira causara. No sé si a partir de la premisa, cabría concluir que la fe es acto también entre sujetos mundanales, que una concepción pragmática –asentada en lo útil y en la tierra- por sí misma presupone y necesita.

©

Anuncios