Etiquetas

Leídos, con paciencia y con los años, sistemas de filósofos diversos –di en pensar que cualquiera de ellos está ensamblado con argamasa dialéctica falible, de la que recibe apariencia inexpugnable –su solidez aparente. Y esto -concluido tras leer páginas y páginas, y procurar siempre comprender honradamente-, lo he tenido que trasladar sin remedio a cualesquiera opiniones que me ronden o que llegue a construir en mí mismo: una sensación creciente de suelo abriéndose bajo el pensamiento, como si ante cada idea hubiera que retroceder –o dar un paso hacia atrás. Al punto de que, hoy, creo que ninguna idea de la que me siento razonablemente seguro –la podría fundamentar lo bastante, y menos hasta su raíz. Lo que sorprende es que esta metafísica no dificulte parejamente la decisión del obrar –como si ello, con respecto al pensamiento, se hallara en un momento previo desde el punto de vista del método, u ontológicamente anterior.

©

Anuncios