Etiquetas

Que la economía –y, en su medida, la política- se basan en la confianza… pues sí. La economía, siempre. La política, cuando no se impone por la fuerza de sí o de los hechos –sino por la aquiescencia popular. Seguramente, por ese motivo la pérdida de confianza en la política nacional hace que algunos vuelvan los ojos hacia Europa –buscando rigor, si no limpieza. Suplicando redención. Y tropieza uno, con la página que el lector puede consultar aquí. Gibraltar. Cuando prácticas denunciadas por todos y de siempre –bunkering, ampliación de urbanismo sobre el mar, alteración de ecosistemas y destrucción de fondos marinos con arrojo de bloques de hormigón… se consideran compatibles con la normativa medioambiental de la Unión. Y, entre tanto, la colonia constituida en lobby acaudalado –no se sabe si sufragando informes, o si aflojando el arnés. Aviados… si la marea hubiera subido a los despachos aquellos –si el tema hubiera escalado hasta allí.

©

Anuncios