Todavía, parece, no finalizó la operación militar sobre Gaza –y vuelve la pregunta: cómo pretenderá Israel gestionar esta victoria, contando con que sea término adecuado a fuerza tan desigual y con tan esencial número de víctimas civiles, y destrozos. Si el objetivo militar que se dice asegurado pondera, en la balanza del interés buscado, con el peso insoportable de odio, de rencor, de ansias de venganza incrementadas –añadidos a una historia en la que generaciones nacieron, y han crecido y madurado. Cómo pretenderá Israel gestionar esta victoria –salvo que se haya establecido que sólo de sangre podrá ser el camino, insensato, y ya no de palabras. No lo quiero pensar –por humanidad y por fe en algunas cosas, si es que es posible y aún queda -o todavía.

©

Anuncios