Andan por las redes comunidades, grupos, páginas virtuales que buscan el retorno, la reunificación con España. Minoritarios, creo. Verlos pasar, en todo caso –y sin escoramiento ni unción a otra idea que aglutine: como si de un aroma de armario familiar se tratara. Con su vainica, su hilo y su planchado. Perfume de lavanda.

©

Anuncios