Etiquetas

Un lugar común de la poesía andaluza, poco visitado por el crítico, es la invocación de la luz –luz de los ojos- como evocación de la alegría. Denotando poéticamente que la alegría adviene, cuando se abre mundo y se trazan horizontes. Me mueve –sobre todo, en todo ello- la honda convicción del poeta en esta evocación, o casi metonimia. Su impulso decidido. Dando a conocer –no sé, seguro- que el lector, el poeta, el mundo todo, hubieran escapado alguna vez –súbitos. y con gozo o con milagro- de algún género profundo de negritud o ceguera.

©

Anuncios