El pasado ya no fue, ni nada que enseñar allí ofreciera. El futuro –una oquedad, o un temor sin verdad y sin aliento. El presente… allí se debatió -sin desespero.

©

Anuncios