Etiquetas

Que la democracia es el escrúpulo en el procedimiento. Un tertuliano dixit. Y, cierto: el procedimiento iguala a los contendientes en litigio o concurrencia ante el Estado, establece modos de dictar la reglamentación o de alcanzar acuerdos, distingue lo correcto y lo incorrecto en la pública intendencia –y defiende del abuso. Pero los caminos pueden ser transitados por ciudadanos o bandidos, conducir a lugares saludables o hasta vertederos pestilentes. Igualar sin más democracia y procedimiento escrupuloso, en algo se asemeja a la confusión de derecho con justicia. Tal si, el procedimiento observado, cualquier terminación por sólo ello sea legítima –o valga.

©

Anuncios