Etiquetas

El presidente del país preanuncia una reducción del número de representantes aforados. Esa figura que convive con una de las más altas tasas de imputación entre políticos –por celo demasiado, algunos lo dicen con retintín o sorna, de fiscales y togados. No se vaticina, sin embargo, la escueta reducción de representantes –aminoración de grupúsculos investidos del Estado, para tribus, autonomías o barriadas. Ni cuánto, no en moral aunque sí en inteligencia, podría aventajar una ratio inferior en cuanto al número –pero de exigencia perentoria e ilustrada.

©

Anuncios