Etiquetas

Cada pueblo tiene sus mitos y sus glorias –populares o de abolengo, según se mire o se escarbe. Unas veces contrastables, fingidas o inventadas también en ocasiones. Pero lo que son glorias palpables, las que consagra la piedra –digamos palacios, monumentos. En Villanueva de los Infantes, goza de predicamento el Palacio de los Melgarejo –eclipsando en renombre a otras edificaciones civiles y cercanas. Lo que no se nombra –y maravilla- son las puertas de palacios adyacentes –recomiendo visualizar los enlaces: Cuartel de la Orden de Santiago, Palacio de los Rebuelta, que requerirían recuperación o cuidado -por su clavetería primorosa y desusada, o también por sus herrajes.

©

Anuncios