Etiquetas

En “El Mercado”, Museo de Arte Contemporáneo de Villanueva de los Infantes. Estos días, allí se expone obra de Juan Antonio Giraldo, autor oriundo -de producción multiforme y calidad técnica esmerada. El recorrido –un periodo dilatado de producción canónicamente vanguardista, sobre todo. Y así lo digo –pues las vanguardias, con perspectiva del tiempo, también muestran su canon y ortodoxia. Al inicio y previamente –años sesenta- unos paisajes tardíamente expresionistas y toscos en un tanto y pretendidos –sin llegar al salvajismo pictórico de algunos. El grueso, esas obras que traen un aire de Tapiès y de Picasso –de Chillida, algunas esculturas concebidas para dialogar con elementos naturales. También una abstracción próxima a la difuminación de Zóbel el conquense. Tal vez demasiada semejanza en todas ellas, para técnica tan adquirida y trabajada. La chispa, o el genio del artista, en las obras últimas de modo más patente y neto –sobre todo el collage- que muestran al que es, y no sólo al que sabe. Ingenio que sería visible más rotundo en obra más compacta en técnica y materiales. Curiosa esa estatuilla –homenaje a la mujer sureña, 1998- cuyo rostro, cuyo busto, bien recuerdan los ángeles primorosos y en pintura de Molina Sánchez -el murciano.

©

Anuncios