Etiquetas

Ayer, nuevo concierto de órgano en Liétor. El anterior, en la iglesia parroquial el último día del mes. Esta vez, con el órgano del Convento –instrumento de suscripción popular, construido en 1993. En el bar, después, en la mesa y al fresco del verano –el camarero: ¿qué tal… la música… hoy…? Repuse que el órgano de la iglesia es mejor, pero que éste le ganó ventaja y placer por causa de un programa acertado y una rigurosa ejecución. El camarero asiente con los ojos, como si la lógica en el aire hubiera prodigado su fogonazo de luz –calamares con rebozo… a la andaluza y enteros…, ofrecía con las tapas. Y un tercio de cerveza –concluí, y por favor.

©

Anuncios