Etiquetas

,

Quizás alguien no sepa que la catedral de Murcia cuenta con un órgano que a mitad del XIX fue el mayor de España, y renombrado en Europa. Construido entre 1855 y 1856 –instalado al año siguiente. La historia de este instrumento, es historia gloriosa. Concebido por influencia de Hilarión Eslava tras el incendio que acabó con los dos órganos barrocos que flanqueaban el coro. Construido por el maestro organero Joseph Merklin. Inaugurado con intervención de Ambrosio Arriola, Reinaldo de Villbac y el propio Eslava –entre otros. Hoy, uno de los instrumentos principales en la península entera. Traigo estas referencias porque hoy, el aniversario primero de la reapertura del museo catedralicio ha contado entre sus fastos con una interpretación de Bach –magistral, a cargo del organista Carlos Rafael Pérez. Con los sones potentes, los arpegios, que elevaban góticos pináculos de sonido y de armonía sobrevolando, envolviendo, al público asistente. No he podido menos que recordar los conciertos, otros, en el órgano manchego de Torre de Juan Abad. Inquiriendo, para mí, cómo Murcia no muestra con más vehemencia este patrimonio musical –por el interés público, por el del arte, por el conocimiento y edificación de los murcianos mismos.

©

Anuncios