Etiquetas

La Plaza de la Mariana, así me contaba FV, fue zona granadina con calles de mujeres del partido. De aquellas de antes, sin sofisticación ni maldades en los fondos de su almario. Mujeres que ora por el frío del invierno, ora por las madrugadas bonancibles al raso del verano, frecuentaban por las noches –horas altas- el Café Fútbol, para el solo, o el cortado, o los churros en mitad de la jornada. No obstante que ese bar tuviera entrada de aparentar burgués, y barra con mármoles en el frontal –mirando hacia la calle. Café de barra y pasillo –sin espacios para mesas, y con excusado inexcusable por causa del local y de la hora. Hoy, venciendo la ciudad –la expansión de la clase acomodada- y expulsado el negocio del entorno, el Fútbol cubre con sus mesas la mitad de la Mariana. Con toldos –al pelo para invierno, o en verano- acogiendo tertulia, cotilleo, espera de doncel, o café de sobremesa.

©

Anuncios