Etiquetas

Internet también es lugar de una soledad grande. Donde los mensajes no son medio de comunicación o de intercambio –sino el mismo intercambio en su pureza. Meteoritos que cruzan un espacio, sin dejar memoria ni rastro: llamados al olvido y a la sustitución presta por otros que acontecen y que pasan. Cuando allí no importa el qué, mas que el mensaje se produzca incesante, que circule raudo y sin cesura. Y, al fin de una jornada, el navegante –sin réditos en el saber, el conocer, ni en la memoria: como un tiempo no superfluo aunque perdido, triunfando escueto el intercambio -sobre el hablante, sobre el medio y el mensaje.

©

Anuncios