Etiquetas

Señalemos la dificultad que hay en ser moderno, manteniéndose iletrado. Reconozcamos, incluso, el mérito –pues los hay: gentes con inesperado espíritu, con aliento luminoso, que captan y perciben como en una ósmosis que eleva y purifica. Mas abunda lo contrario: los que afirman un arbitrio omnipresente –el suyo-, pero sin conocimiento de aquello que lo funda -de aquello a lo que sirve, de su nobleza esencial.

©

Anuncios