Un sentido que tiene que ver ora con la educación, con la moral, con la bonhomía, o el amor. Tan poderoso que –en tanto que sentido- precisa de límite, por la preservación de sí: sin que se corrompa el sujeto, que –con mesura muy barroca- escribiera un maestro de espíritu y de razón.

©

Anuncios