Etiquetas

Que el presidente de la multinacional Grifols no entiende mucho de política, se ve en la comparación que hace poco perpetró entre un país y una empresa comercial. Con su dueño o gerente, que marca los objetivos e impone unas ideas claras para el ser y el futuro de la organización. Lo hizo como arengando al presidente catalán, quien no contuvo ante el respetable su gesto conmovido –tal recibiendo, en soledad grande, el espaldarazo cálido que le prodiga el patrón.

©

Anuncios