Y así el viejo lo decía, tan de dentro que no asemejaba ni dicho consabido ni sentencia: que donde el porquero creyó que hubiera un cerdo, resultó no haber ni la estaca tan siquiera.

©

Anuncios