Etiquetas

Porque dioses hubo, en la política, de siempre. Chamanes invistiendo a jefes de la tribu, Papas y sacerdotes derivando del cielo toda autoridad mundana, secularización de la esfera del poder –fingiendo una sacralidad inmanente en instituciones y personas. Todo ello, mantuvo en momentos una referencia universal o compartida. Pero caídos los dioses -todos ellos- el individuo mide hoy la legitimidad de lo que es por la estrecha opinión que, con indolencia altiva, indocumenta vehemente en sus adentros.

©

Anuncios