Desde la esquina más obtusa de su mesa, a medias sentado y con mirada desmedida, dimitía el presidente –autoritario, de todas sus prebendas.

©

Anuncios