Un problema mayor de la democracia, en España, es el hastío. Y su matriz, la increencia. Porque en política, como en todo lo que nos toca en la verdad y de lleno, creer es el suelo inadvertido que afirma el andamiaje -o lo sustenta.

©

Anuncios