Etiquetas

Hoy he dado en pensar en un modo de anotaciones literarias, como las presentes que frecuentas –lector- en este Blog que lees. No por buscar precedentes, influencias tampoco, cosa que no tanto me importa. Tampoco por buscar una sublimación de las líneas que escribo al socaire de prestigios de escritores afamados. He pensado, por ejemplo, en La Tronera –aquellas intempestivas que, diarias, Antonio Gala ha venido publicando en periódico nacional –no sé si independiente. Una semejanza encuentro, a lo menos: el escritor, en espacio breve de líneas y palabras, busca definir primero un estilo propio y personal, inconfundible, inseparable del pensamiento que expresa. Segundo, un pensamiento que no pretende la novedad por sí misma, mas el tono intempestivo que confiere la agudeza. Una diferencia, La Tronera el lector la halla en passant hojeando –de hoja- el periódico –sin perseguirla en sí misma, mas como aditamento cultista del lector de la prensa. En el Blog, el lector ingresa movido por la agudeza en sí misma. Tal en Gracián sucediera, o como en Juan Owen.

©

Anuncios