Cuando un entrevistador televisivo, por la calle, arrima la alcachofa a un transeúnte – Qué difícil para él mantener la dignidad de un criterio racional independiente, o al menos el decoro del silencio – Tantas veces se escucha, por la contra, el romo balbuceo del lugar común. Protagonismo insulso y momentáneo. O del tópico sin oportunidad traído, tan siquiera.

©

Anuncios