Los dioses ciegan con el orgullo a quienes quieren perder –Plutarco, según fuentes. Corolario primero: que el orgullo ciega. Testimonios hay de ello, evidencias incluso. Quizás también alguna explicación plausible: la autosuficiencia, el desprecio de los demás y el desconocimiento de sí. Segundo: que el orgullo es estrategia sobrehumana –para buscar perdición: donde –sintiéndose investido- el orgulloso pretende ser más propiamente dueño de sí.

©

Anuncios