Etiquetas

,

La razón y el lenguaje, o el hecho de la hominización. Así: la razón y el lenguaje, pues no hay tal sin cual. Estorbar la educación, lesionar la adquisición de esa aptitud para expresarse –su precisión, su riqueza, su belleza y su finura: delito –sin retórica- de lesa humanidad. Más si lo perpetrara, con palabras burdas, torpes e ignorantes, quien tiene el oficio de educar.

©

Anuncios