Etiquetas

Los lugares que una vez amamos y en su momento pasaron –y quizás que para siempre-, guardan al regresar sabores de algún modo desacordes. Lugares de evocación que quisieran restaurar una vivencia –fugazmente, e imposibles. Plazas, empedrados, calles… aljibes a mitad de alguna cuesta… esquinas, bares, tabernuchas, campanarios… Escenarios llenos de verdad un día, y hoy a su manera ajenos. Cauce, por fin, de una vida irrepetible y que se iba –en el que ya nunca habremos de bañarnos.

©

Anuncios