Etiquetas

,

Un tertuliano, diputado por demás -uno más, o casi una legión. Cuando la razón allí no importa, ni el argumento. Ni aunque tampoco lo hubiera: postura de partido y estrategia sin cultivar. Deliberado, mediocre, ruidoso en palabras -sin ver, sin querer escuchar. Después el tópico, la elusión, retórica aturdidora, e hiriente sordidez: abyección de la política, irrespeto o perversión. Por quien ni ejerce representación efectiva –más allá de una ficción nominal.

©

Anuncios