VISUALIZACIÓN DE LA PINTURA DE MANET

Afirmando su pie –el derecho, apenas retrasado- por liberar el otro que hacia ti adelanta. Exonerado un tanto, por destacar gracioso el aniñado gesto. Cintura acompasada, inclinada –liviana-, hacia la izquierda. Compás de aquel zapato –mocasín a medias descubierto- en la vanguardia discreta de su cuerpo. Inclinación que insinúa, tal se hallara presto a marcar corporalmente una música. El acento –de esa travesera de sus manos, que no suena: labio que no expresa, mirada al frente que otea y que anticipa. La música, en el lienzo, estalla en falta –salvo la del cuerpo que preanuncia, que define ya y por sí un acorde primero, callado y obsequioso. Casi figura en plomo: juguete que en su seriedad subyuga e hipnotiza. Y provoca.

©

Anuncios