Como un país que consumada una catástrofe, cuando humean las pavesas todavía y no se ve clara salida, no alcanza a ver que el bienestar –si es que llegara- sería señuelo enmascarando sus males verdaderos. Como lo era, en tal momento y sin sentido, la penuria.

©

Anuncios