El amigo AM escribía versos un su juventud. Literariamente, no entro en más. Eso sí, de conciencia –militante y social, vena profética digamos. De entonces, aquello que escribió de: un uniforme, un informe, destruyen a un hombre. No digo ya de los uniformes –que su razón tendrán si acaso, digo, y que podría ser objeto de otra consideración por estas líneas. Por lo que al informe se refiere: sólo si fuera cristalización particular de un dogma político que omnímodo asentara sus reales. Otras veces –no sé si por mi hábito de hacerlos: juicio, discusión y raciocinio -luz de la razón que no impone, que discierne y discrimina.

©

Anuncios