Etiquetas

, ,

Dicen hoy los papeles que un tal señor Taltavull –supervisor auxiliar de la diócesis de Barcelona- ha dicho cosas tales como que la iglesia catalana estaría al lado del pueblo catalán si opta por la independencia de España. También ha dicho el referido señor que la Iglesia reconoce el derecho de los pueblos a la independencia. Esto último, y para quien realmente sepa de lo que habla, es simplemente falso. O una mentira nada piadosa, según sea la intención con que se diga. No es preciso argumentar. Estudie los cánones al respecto el mencionado señor.

Por lo que hace al apoyo de la iglesia catalana a una eventual opción por la independencia, hay que decir a dicho señor que ese asunto no es de dogma –salvo para la prole nacionalista- ni de moral. No es de derecho eclesiástico, ni de derecho divino. Por lo tanto, en este asunto, la voz del señor Taltavull tiene tanto que decir como la del último feligrés. Supongo que a este respecto la iglesia catalana –no su jerarquía-, tendrá muchas y muy variadas cosas que decir. Debiérase saber, por lo que hace a otros efectos, que la historia nos enseñó –y con sufrimientos grandes- que resultan de temer los regímenes donde el poderío simbólico de la Iglesia se puso al servicio de movimientos de legitimación de determinado Volk. Por réditos que –siempre a corto o medio plazo- se hayan derivado para la institución eclesiástica.

Queda, en sus declaraciones, el consuelo de saber que la jerarquía de la Iglesia no apoyaría el uso del terrorismo para lograr este fin. Lo que siempre tranquiliza.

©

Anuncios